Categorías
Foto de calle y Urbana

Fotografía de calle, retratos de una ciudad

Me encanta fotografiar en la calle, pues pone a prueba tu creatividad. Si te apetece comenzar a practicar esta disciplina, intentaré mostrarte algún punto de partida.

Me encanta fotografiar en la calle y a poder ser, cerca de casa, pues pone a prueba tu creatividad. Siendo creativo puedes sacar miles de fotos distintas y no necesitas tener conocimientos de técnica demasiado avanzados, con cuatro cositas lograrás un buen trabajo y comenzar a practicar la fotografía de calle.

«Si podemos oler la calle, es foto de calle.»

Bruce Gilden


De qué hablamos cuando decimos fotografía de calle

Lo primero que nos planteamos en cualquier disciplina es: qué formato de archivo voy a utilizar, RAW o JPG? Pero en el caso de la fotografía de calle no debería existir esa duda. Siempre registraremos nuestro trabajo en formato RAW para poder luego tener el control total del revelado. No es prioritario publicar nuestras imágenes al momento.

Pero tengamos en cuenta que en esta disciplina no todo vale. Por ejemplo, a pesar de que Santiago de Compostela es una ciudad que recibe mucho turismo anual, aún no he probado si quira a retratar a nadie que está en un momento íntimo, tomándose algo con sus amistades en una terraza o en una actitud cariñosa con su pareja.

Cuando fotografiamos en la calle y retratamos a desconocidos que no nos dieron su consentimiento, estamos cometiendo en todo caso un delito. Recuerda que es delito el mero hecho de fotografiar a alguien.

Si lo intentas en un medio hostil, en un escenario poco amigable o incluso ofensivo, te estás poniendo a ti mismo en una grave situación de riesgo.

La fotografía de calle y urbana es para mi aquella que nos muestra la relación del ser humano con su entorno. No quiero decir con esto que siempre tenga que haber una persona en la escena. Cualquier elemento construido por el ser humano es una huella de su paso por ese lugar.

Cómo debemos actuar

Para poder conseguir buenos resultados al hacer fotografía de calle, debemos anticiparnos y construir la imagen previamente. Debemos meternos en la piel de un cazador sin estar para nada en ese rol, pero sí adoptar ese espíritu y actitud paciente.

Se trata de un instante muy pequeño, una décima de segundo, pero el resultado debe sorprendernos, gustarnos y conmovernos. La fotografía de calle debe conectar con el espectador tal y como una foto de viajes nos afectaría a nosotros cuando nos hace recordar el momento.

Para conseguir buenas imágenes, debeoms estudiar el entorno. Familiarizarnos muy bien con él. Tenemos que pasar desapercibidos, hacernos invisibles aunque nos encontremos a pocos centímetros de la escena. Un buen truco es colocarnos contra una pared, una farola, un banco. Debemos comportarnos de forma natural, convencidos de que lo que estamos haciendo no supone ningún riesgo para nadie. No hacemos nada malo y, de hecho, podemos llegar incluso a estar creando un bien necesario. ¿Qué sería de muchas tradiciones si no hubiesen sido fotografiadas por genialidades como Cristina García Rodero (a quien admiro y tengo como referente a nivel inalcanzable) para documentarlas?

Algo que nos ayudará mucho es ir solos, sin compañía. Pues además de estorbar y hacernos más visibles, seguramente acaben aburriéndose.

Supongo que muchas imágenes de gigantes como Cristina García Rodero, Steve McCurry, Henry Cartier-Bresson o el mismísimo Bruce Gilden serán consentidas, pero no me imagino a ninguno de ellos pidiendo permiso siempre antes de hacer todas y cada una de sus fotos.

En la calle debemos actuar como si el mundo fuese ajeno a nosotros y, por experiencia propia te diré que muchas buenas fotografías se quedan en el camino por pura vergüenza. Cuando nos entra la timidez a la hora de exponer, el resultado será fallido o simplemente no será. La fotografía de calle me parece además una buena terapia contra la timidez y la baja autoestima.

Debemos tratar de guardar siempre la calma, mostrar una apariencia normal y siempre con una sonrisa en la cara porque, a pesar de que en estos tiempos parece que no se nos ve por estar normalmente tapados por una máscara, la expresión de los ojos puede delatarnos.

La sonrisa suele relajar a a la gente mientras que la prepotencia producirá conflictos. Debemos sentir empatía y tener paciencia. Aunque la sonrisa funcionará en la mayoría de casos, ante un sujeto disconforme, únicamente queda eliminar la imagen. Borrar la fotografía de alguien que se percató del acto fotográfico y no quiere que la tengas es lo más sensato y útil que podrás hacer. No lo dudes, hazlo inmediatamente.

El equipo

La cámara

Los que comienzan en fotografía, sea la disciplina que sea, tienen por costumbre preguntar siempre por lo mismo: ¿qué equipo usas? Una pregunta que no me gusta nada pues carece de relevanca y mucho menos en cuanto a la fotografía de calle.

Para hacer fotografía de calle, el equipo ideal no existe, te sirve cualquiera, incluso un teléfono móvil. Muchas de las imágenes que terminaron por gustarme más las hice con mi teléfono.

La mejor cámara es siempre aquella que llevas encima. Con la que te gusta salir a todas partes. Esa será también la cámara más útil para hacer fotografía de calle.

Ni que decir tiene que si tu equipo es muy voluminoso llamarás mucho más la atención y las personas con las que te cruces sentirán cierto recelo y desconfianza al verte. Te resultará más difícil conseguir una imagen natural pues te estarán a controlar y no podrás fotografiar cómodo. Es preferible un equipo compacto o incluso el propio teléfono en lugar de grandes armatostes, por muy buena calidad de imagen que pueda tener.

La focal

Casi nunca se le presta atención a la longitud focal porque en la fotografía de calle, tomar fotos con teleobjetivos puede hacer al espectador salirse de la escena.

A pesar de que grandes fotógrafos de calle usaron focales amplias de una forma magistral, lo recomendable para introducir al observador en la escena es el uso de un 35mm o incluso un 28mm.

Por supuesto, este tipo de focales más angulares obliga a acercarse más y no son tan confortables para un fotógrafo inexperto.

Podría ser preferible un angular y acercarse al sujeto para producir una sensación de lugar.

El teleobjetivo aplana mucho las situaciones y a pesar de que nos resulte mucho más fácil y cómodo cuando comenzamos, no es lo más apropiado y le resta mucho al resultado.

El sensor

A la hora de enfocar sí que podríamos decir que una cámara con un sensor de formato completo podría ser menos práctica que una que lo tenga «recortado», del tipo DX, APS-C o Micro Four Thirds. Incluso una cámara compacta podría sernos mejor que tamaños muy grandes porque a mayor tamaño del sensor más esigente será en cuanto a la profundidad de campo.

Para obtener una buena calidad de imagen dentro de la distancia hiperfocal, no es bueno cerrar el diafragma a más de un f/16.


Dependiendo en ocasiones de la óptica, lo ideal sería entre un f/11 y un f/16.

Con grandes formatos será mucho más difícil dominar un escenario espontáneo y donde lo realmente importante es el instante decisivo, pero siempre con un enfoque de calidad. Trabajando con un sensor del tipo DX o APS-C y eligiendo una apertura de diafragma desde f/8 a f/11, tendremos prácticamente asegurado el foco sin necesidad de hacer gran cosa.

Composición

No debemos quedarnos nunca con una única toma porque o somos maestros de la fotografía o no haremos la foto buscada a la primera.

Cuando ya creamos que tenemos la fotografía, aún haremos un par de ellas más totalmente distintas.

No son pocos los fotógrafos que empiezan y usan la técnica de fotografiar desde la cadera. A no ser que tu cámara tenga una pantalla abatible, no será nunca una buena idea pues desde la cadera, por intuición, ni se mide ni se encuadra.

Cuando uso mi Nikon D3400, con pantalla fija, tras mucha práctica encontré una forma de hacer fotos desde el ombligo obteniendo encuadres bastante aceptables, pero a pesar de ello, nunca recomendaré esa práctica pues se pierden muchos momentos.

Uno de los objetivos más complicados de conseguir en fotografía de calle es el de ordenar el caos. Menos es más, generalmente en todas las disciplinas, la de calle no es distinta en este aspecto. Muchos elementos distraerán la lectura del espectador. Tenemos que focalizar y mostrar aquello que queremos de una forma simplista y directa.

También debemos tratar de hacer el encuadre definitivo durante la exposición y evitar de esta forma tener que volver a encuadrar en post-producción.

Los graffitis y los textos que encontremos en las calles darán mucho juego. Cuando llueve, el paraguas, el baho, las gotas… Gente sincronizada mirando el móvil que, por estar pendientes de sus dispositvos permitirán una cómoda exposición…

Si fotografías graffitis, recuerda que el artista merece el mismo respeto que tú. Si te enfadas cuando alguien toma tu foto y la publica sin mencionarte, lo mismo le sucederá al artista urbano con su obra.

Cuándo fotografiar la calle

Debemos tener en cuenta también la hora y el día en el que intentamos fotografiar. La luz cambia según la hora y atendiendo a su dureza podemos intentar unas cosas u otras. A mi me gusta mucho aprovechar el sol del mediodía (a pesar de que en Galicia no lo disfrutamos mucho) para crear sombras curiosas sobre las empedradas calles compostelanas.

También debemos tener en cuenta si la gente puede estar más o menos alterada. El maestro Bruce Gilden suele fotografiar a horas punta porque aunque la gente se moleste, no tendrá ganas de perder el tiempo discutiendo con él. También debo decir que es un personaje tan conocido que muchos transeúntes está acostumbrados a él. Sin embargo, debes tener en cuenta que los nervios de los peatones pueden jugarte una mala pasada. El humor de la gente va cambiando según la hora del día.

A donde vayas, la actitud es lo más importante.

Ser positivos nos abrirá puertas, mientras que la negatividad siempre nos las cerrará.

A veces, el sujeto fotografiado está realmente más asustado que nosotros mismos, nunca olvides en casa la empatía.

Cuando hacemos fotografía de calle en algunos países menos favorecidos, los sujetos pueden estar incluso más asustados que el propio fotógrafo.

Quitémonos de la cabeza que no le caemos bien a la gente. Gustaremos tanto como cualquier turista simpático nos pueda gustar a nosotros, mientras que el faltón y el borde nos molestará. Esto resulta exactamente igual en todas las culturas.

Las legislaciones

Como te decía, el mero hecho de hacer una fotografía a un desconocido en la calle sin su consentimiento expreso, en España conforma un delito.

Las legislaciones no evolucionan demasiado. Si vamos con un móvil en el metro, no tendremos problemas, pero si en cambio nos descubren con una cámara más grande el guardia de seguridad te echará una buena bronca.

En la calle, a excepción de las personas, puedes hacer fotos de todo tipo. Sin embargo, no se podrán hacer en el interior de los edificios. Esto quiere decir que puedes ir relajado por la calle con tu cámara pero cuando entres en un edificio no dejes fuera tu simpatía, pues te estás adentrando en un territorio hostil y te hará buena falta. Cuando hablamos de edificios y de interiores, incluimos galerías y balcones.

La fotografía de calle busca en realidad encontrar las pequeñas pero memorables grandes acciones de la vida cotidiana.

Conviene conocer bien la legislación pero para no alargar mucho esta publicación, decidí extenderme en ella en Lexislación na fotografía de rúa que te invito a repasar conmigo. Con un buen dominio de la misma, llegado el caso, podrás defenderte judicialmente con estrategias como la de alegar que un sujeto es accesorio en una imagen pues al no ser protagonista, en la publicación no existirá un daño moral.

Desconocer las leyes no te exime de la responsablilidad por su incumplimiento. Durante el confinamiento no pocos fueron los que se dedicaron a fotografiar espacios privados sin ser conscientes de que se pueden enfrentar a demandas importantes de algunos vecinos.


No vale la pena jugarse el tipo por una fotografía y, las penas y multas contra los delitos que vulneran la privacidad de las personas pueden ser muy elevados.

Las denuncias son poquitas pero existen. Recientemente se dio a conocer un caso que casi me atrevería a decir que es el primero en España pero que supondrá un antes y un después en el mundo de la fotografía de calle. Se trataba de un mal tipo que se dedicó a fotografiar menores en un colegio hasta que fue denunciado. Nos lo relata el Diario de Valladolid y a pesar de que merecer lo merece, crea un precedente para el resto que nos dedicamos a hacer fotografía de calle con ética y seriedad.

Con todo, cuando salgas con tu cámara a hacer fotografía de calle, ten presente que otros antes que tú ya se encargaron de darte mala fama con sus reprobables acciones.

En cualquier caso, mi recomendación es siempre la misma. Si te marcas unos límites éticos, no deberías tener problemas, pero si te denuncian tendrás siempre las de perder.

Ante la mínima queja, elimina la publicación pues no vale la pena llevarse mayores disgustos, igual que si te pilla fotografiando. Borra la imagen en el mismo instante y evítate problemas mayores.

Gracias por tu atención, espero que te pueda servir de algo y te inspire mi opinión.

Saludos y abrazos, Anxo.

Por Anxo Dafonte

Soy recolector de recuerdos por devoción y colaborador en DESDE CÁMARA (desdecamara.com). Me gusta tanto la Fotografía porque me hace sentir y divertirme tanto como errores cometo, que no son pocos.

8 respuestas a «Fotografía de calle, retratos de una ciudad»

No hacemos mucha fotografía callejera pero viendo las tuyas, entran ganas. Lo pintas sencillo… aunque no lo es… se ve bien que tu sabes a lo que tienes que disparar.
Tienes que seguir haciendo entradas de estas que nosotros vamos tomando nota ?

Gracias por vuestro comentario.

La fotografía de calle es entender el concepto. Por eso quería que la primera entrada de mi blog personal fuese así. Porque hay mucha gente fotografiando en la calle pero no tantos haciendo fotografía de calle y, eso a veces, produce situaciones tensas con las personas que luego se traducen en problemas para los que tratamos a la gente con respeto.

Tengo en mente varios desarrollos en este sentido. Ya veréis como terminaréis haciendo y disfrutando fotografía de calle muy pronto.

Abrazos y ¡feliz fin de semana, que ya es “juernes”!

Como siempre muy buenos consejos 🙂 Lo cierto es que hay mucha publicación sobre todo en Flickr de fotos callejeras, el tema legal siempre hay que tenerlo en cuenta porque la mayor parte de los protagonistas son gente anónima y creo que muchos que cuelgan las fotos en las redes ni siquiera piensan en el tema legal, pero hay que tenerlo en cuenta. El tema de Raw está claro que si quieres tener el control en la foto, has de hacerlo siempre en Raw, el problema es la cantidad de espacio que ocupan y luego es un trabajazo procesar todas las fotos, eso sí lo bueno es que la calidad es notoria. Muy buenos tips. Pasa muy buen finde y un abrazo¡¡

Muchas gracias por el comentario.

En cuanto a lo de la legalidad, estoy preparando una publicación extensa sobre el tema legal que procuraré tener próximamente.

El fotografiar en RAW se hace imprescindible para que los fotógrafos de calle podamos potenciar el mensaje y, ¡ojo!, no se trata de poner ni quitar. Con el revelado y el manejo inteligente de los niveles básicos podemos dirigir la mirada del espectador, potenciar texturas, luces, sombras, etc. Solamente con el RAW se consigue y en la fotografía de calle es muy importante porque no debemos olvidar que el sujeto principal ha de ser la calle y no las personas.

¡Feliz fin de semana!

Sin duda disparar en raw te da muchas más posibilidades en el revelado digital, pero considero que tampoco hay que desdeñar hacer fotos cono el móvil porque en ocasiones lo que se pierde en calidad de la imagen se puede ganar en naturalidad al pasar más desapercibido.
Por cierto, este verano tuve la gran suerte de ser uno de esos peregrinos que fotografías, gran ciudad Santiago, no olvido el chocolate en Metate, ni lo bien que nos trataron. Saludos.

Hola Raúl. Totalmente de acuerdo que con el móvil se pueden hacer muy buenas fotos, soy un gran defensor del mismo y tengo varias en esta página realizadas con mi móvil.

Me alegro muchísimo que disfrutases y tuvieses una buena experiencia en Santiago, por norma general nos gusta tanto el turista como el peregrino, les debemos mucho.

El Metate es un clásico compostelano, su chocolate traspasa fronteras. Buena elección.

Muchísimas gracias por el comentario. Saludos y que pases muy buen fin de semana.

¡Ah! Se me olvidaba. También estoy de acuerdo con lo de la calidad… nos obsesionamos con la nitidez y que si el tamaño de la imagen, etc., etc.,… y ¡efectivamente! lo que importa es el momento, mejor tener una foto de menos calidad que no tenerla.

Muy de acuerdo, especialmente en fotografía callejera donde la espontaneidad y el tener una cámara a mano para que no se escape el momento lo es todo. Saludos.

Deja un comentario