Categorías
Mi Cielo 365

Mi Cielo 365 – Semana 1

Primera semana del proyecto “Mi Cielo 365”, una semana donde el frío de enero ha estado muy presente.


Viernes, 1 de enero

El primer día del año, para mi fue bastante duro. Aunque apenas pasaran 24 horas desde que llegara a casa de mi anterior turno de trabajo que había transcurrido por la noche, sin un adecuado período de adaptación, esperar para tomar la uvas con la familia y tener que trabajar ese turno de mañana, mi cuerpo se veía tan nublado como el cielo. Me caía por el sueño… fue un día muy espeso y agotador.

Pero entre tanto gris descubrí un rayo de esperanza en aquella libre ave que volaba siempre hacia adelante, con decisión y confianza. Así es como tenía que ver mi futuro en este año 2021 que espero no pueda presentarse peor que el anterior.

001 – Santiago de Compostela

Sábado, 2 de enero

Hoy mi mañana comenzó lluviosa y muy fría. Cuando escampó, una niebla espesa y muy baja lo inundó todo como una novela de Stephen King, entrando por las rampas de los aparcamientos subterráneos… pero luego, durante la tarde, y como de decía Robe Iniesta con Extremoduro… “se abrió un claro entre las nubes, hemos vuelto a ver el sol…”

002 – O Milladoiro

Domingo, 3 de enero

Hoy la mañana pintaba bastante bien. Cierto es que hoy no puedo presumir de haber sido muy madrugador e igual el cielo despejado que pude disfrutar durante unos minutos, fue solo un espejismo. Pero llegado el mediodía, comenzó a oscurecerse con nubes que por la tarde descargarían algo de lluvia. Sin embargo, antes de que se cubriese del todo, pude atravesarlas aprovechando un pequeño y oportuno hueco.

003 – O Milladoiro

Lunes, 4 de enero

Durante tan solo un momento pude inmortalizar el fuego solar disparado por una boca de cañón instalada en los tejados, de esas que Santa Claus suele utilizar para pertrechar sus allanamientos de morada.

Hoy no ha llovido en todo el día y el cielo estuvo medio cubierto la mayor parte del tiempo, dejando ver el sol hasta entrada la tarde.

004 – O Milladoiro

Martes, 5 de enero

El día estuvo frío, de eso no cabe duda, pero al menos lució despejado y mostró poca nubosidad. Es por ello que la larga exposición me pareció un buen recurso para pintar algo mejor que un manto azul carente de interés.

La sorpresa la llevé justo antes de la puesta de sol donde el cielo llegó a teñirse de un intenso color anaranjado. El día se despidió de esa forma tan hermosa que cualquier otra toma, por mucho trabajo que hubiese llevado detrás, quedaba desplazada por este instante registrado a pulso en el sensor.

005 – O Milladoiro

Miércoles, 6 de enero

Hoy mi día estuvo tan penoso como el cielo que nos cubría. Y de un día tan malo sólo puede salir una foto aburrida.

Hubo un momento en el que por algún motivo me desperté y al abrir los ojos recordé que aún no había hecho la foto del día. Mi Nikon D3400 dormía a mi lado con el 35mm montado y un 55-300mm fuera de cámara. Cambié la lente y obturé una sola vez a través de la ventana sin abrir de mi dormitorio. Desde la propia cama, tumbado, aparté con una mano las cortinas que sujeté con la lente de la cámara y realicé una única exposición. Sabía que no había interés en el cielo de hoy pero no estaba ni física ni anímicamente preparado como para buscar algún efecto distinto. Desde donde me encontraba sólo veía una pequeña nube en un lienzo azul. Pero hoy el día ha sido así. Salió Lorenzo para los niños y niñas y así se mantuvo toda la jornada.

006 – O Milladoiro

Jueves, 7 de enero

Hice alguna yuxtaposición, alguna composición con reflejos en un espejo y se me escapó un helicóptero que pasó como un rayo por el despejado cielo que hoy se nos ha presentado durante todo el día.

Finalmente me he quedado con este adorno navideño que despide con felicidad la Navidad en un soleado día y que a partir de mañana volverá para su caja y aguardará almacenado en un trastero hasta el año que viene.

007 – O Milladoiro

¡Hasta la semana que viene! ¡Mucha suerte y felicidad para este año 2021!


Por Anxo Dafonte

Soy recolector de recuerdos por devoción y colaborador en DESDE CÁMARA (desdecamara.com). Me gusta tanto la Fotografía porque me hace sentir y divertirme tanto como errores cometo, que no son pocos.

Deja un comentario