La fotografía de naturaleza es un repaso a nuestros éxitos y fracasos como especie. Tenemos la responsabilidad de mantener aquello que tantos milenios ha costado formar. El uso responsable de la fotografía es muy importante para ayudar a la conservación. Pero no debemos bajar la guardia. La línea entre el bien y el mal es demasiado fina.


vita

«He llegado a llorar ante el deterioro de zonas costeras que había fotografiado hace veinte años.»

José Benito Ruiz

Mi relación con la naturaleza

No tengo la suerte de poder intentar hacer aquello que me gustaría con la fotografía de naturaleza. No dispongo del tiempo libre suficiente para poder realizar un seguimiento y estudio de especies que puedan estar en peligro.

Buscar un lugar tranquilo en medio del bosque o de un parque, observar y aguardar paciente. Es una de las tareas que más me relajan.

Pero es una disciplina que me encanta y me siento sumamente satisfecho cuando tras horas relajado disfrutando de un lugar, los animales comienzan a acercárseme porque eso significa que no sienten mi presencia como un peligro, porque no te confundas, antes de que tú como fotógrafo sepas que ahí hay algo que se mueve, ya ese ser te ha detectado hacía tiempo.

El respeto

La fotografía de naturaleza requiere del fotógrafo sobre todo un respeto hacia la misma. No se puede intentar retratar algo que se desconoce o por lo que no se muestra interés.

Sacrificar un insecto por el mero hecho de practicar macro extremo, me parece delictivo. Una práctica que desmerece nuestra calidad humana.

Resulta hipócrita salir al monte a retratar setas y dejar nuestros desperdicios ciscados por doquier. Tampoco será nada honorable el uso de especies para obligarlas a un posado por el mero reconocimiento en redes sociales a través de los «me gusta».

Un fotógrafo que busque únicamente reconocimiento social a través de su fotografía no podrá ser nunca naturalista y conservacionista pues se dejará influir por modismos y tratará de forzar escenarios y situaciones.

Animales en cautividad

Como aficionado a este tipo de fotografía y además moverme básicamente por paisajes urbanos, la mayor parte de animales que puedo retratar son de ese tipo e incluso alguno en cautividad.

Si el animal está en cautividad, soy de la opinión de que debería indicarse en los campos IPTC de la imagen. Y, nunca promocionar ciertas prácticas lesivas contra el mundo animal.

Pero me niego en rotundo a promocionar cautiverios descuidados, maltratos u otros momentos que atenten contra el estado anímico y de salud de cualquier ser vivo.

De encontrarme con casos de maltrato animal o floral, no serán expuestos en esta galería sinó que en algún otro medio para realizar la correspondiente fotodenuncia.

Alimentar a los animales

No son pocos que por atraer especies hacia sus lentes dejan cebo en posaderos o bebederos. Esta práctica hay que hacerla conscientes de que puede suponer un auténtico peligro para la salud del sujeto si no se realiza con conocimiento y el mayor de los cuidados.

Cuando montas un posadero con alimentos deberías entender la morfología de la especie que quieres atraer y tener en cuenta que puede ser que en realidad llegue otra antes a la que el alimento le pueda sentar mal.

Si quisieras alimentar a una especie deberías informarte por una Autoridad en la materia y tener en cuenta que ninguna fotografía vale la vida de ningún ser, por ínfimo que te parezca.

Conservacionismo

Documentar a través de las imágenes de un deterioro ambiental o de ecosistema puede ser muy importante para la conservación de ciertas especies.

Ocultarse para no ser notados por los animales y aguardar horas es un trabajo pesado pero necesario para ello. Requiere de muchas semanas de estudio poder llegar a esa fotografía ideal sin suponer una alteración física en la rutina de la especie. De lo contrario, podríamos suponer el mismo peligro que un cazador.

La mera colocación de una piedra que desvíe el curso de un riachuelo para forzar una abstracción de un salto de agua, puede suponer la destrucción de un pequeño ecosistema. El fotógrafo de naturaleza debería buscar documentar y no crear, para eso existe la fotografía en entornos controlados.

Contaminación lumínica

Ciertas aves están cambiando sus rutinas de vuelo e incluso llegan a perderse de forma fatal debido al uso cada vez más extendido de iluminaciones potentes que alteran la luminosidad de los cielos.

A través de la fotografía podremos advertir a los ayuntamientos para que utilicen iluminación que dirija los haces de luz hacia abajo y reducir eficientemente tanto el aumento de temperatura como de contaminación lumínica.

¡Gracias por tu atención!