Nocturna y Lightpainting

La fotografía nocturna tiene carisma propio. Es compleja pero tan sorprendente y gratificante que engancha a todo el que la practica. Es una de mis disciplinas favoritas y, si pudiese hacerlo, saldría todas las noches a fusionarme con el entorno y sacar lo más bello que pueda obtener.


noctis

«Muchos fotógrafos piensan que si compran una cámara mejor, serán capaces de hacer mejores fotos.

Una cámara mejor no hará nada por ti si no hay nada en tu cabeza o en tu corazón.»

Arnold Newman

La atracción por los cielos

Desde siempre nos hemos visto atraidos por los cuerpos celestes relacionándolos incluso con divinidades. Va escrito en nuestro ADN. Yo no puedo ser menos ni luchar contra mi instinto humano.

Mirar al cielo y observar esa inmensidad me relaja. Pocas cosas hay más bellas que un oscuro cielo estrellado.

Cada vez que observo el cielo estrellado descubro algo nuevo.

Esa atracción que siento hace que disfrute cada segundo que salgo por la noche con mi cámara para practicar la fotografía nocturna y me alcance el amanecer sin apenas enterarme, sin sentir el mínimo cansancio.

La sorpresa visual

El ojo humano se adapta de una forma increíble a los cambios de iluminación. Disponemos de un amplio rango dinámico en nuestro sistema ocular. Sin embargo, seguimos sufriendo de grandes limitaciones. No es nuestro hábitat.

En cambio, el sensor de nuestra cámara puede adaptarse y captar colores e iluminaciones que nos parecerán imposibles.

Donde tú ves cuatro estrellas, tu cámara verá el triple. Una noche estrellada se convierte en un lienzo abstracto que produce auténtico vértigo.

No me cabe duda que el mejor momento de una salida de fotografía nocturna es cuando vemos el resultado impreso en nuestra pantalla.

Pintar con Luz

Siempre digo que artista ni soy ni seré, artista es aquel que busca con su paleta de colores y sus pinceles un resultado que plasma en un lienzo, en una tablilla o en un muro de cemento.

Yo simplemente me dedico a registrar y dejar constancia de lo que la Madre Naturaleza ha moldeado de forma tan plástica a mi alrededor para hacer que mi paso por la vida valga la pena y sea realmente memorable.

Empiezas intentando tu nombre y terminas dando color y vida a una desvencijada y condenada ruina.

Pero por otro lado está la fotografía nocturna. En esta disciplina, los autores debemos coger nuestros pinceles y realizar obras que intenten superar incluso a la gran Artista de la Vida.

La primera vez que alguien observa como un haz de luz forma figuras en el espacio vacío, no da crédito. A partir de ahí, la práctica te llevará a donde llegues. Desde ese momento pasarás de ser un fotógrafo para adquirir ya el rango de artista. Porque un artista es un creador y no somos creadores hasta que tenemos la capacidad de fabricar algo nuevo con nuestras propias manos.

¡Gracias por tu atención!