Viajes y Paisajes

Para mi, la fotografía de viajes y la de paisajes está muy relacionada entre sí y casi que no coincibo la una sin la otra. Quizás sea porque no tengo muchas posibilidades de realizar viajes propiamente dichos. Sin embargo, no considero que una visita a localizaciones cercanas sea algo muy distinto a lo que el término viajar concierne.


itinerantur

«Una cámara ve el mundo con una mirada extremadamente más vacía que la de una vaca. Lo que nosotros hacemos es aportar lo invisible, lo esencial, las palabras, codificamos la mirada vacía de la cámara.»

Eduardo Momeñe

El placer de viajar

Una mente abierta, una mente inquieta… no deja nunca de viajar.

No he tenido la suerte de viajar muchas veces a otros países, pero estoy completamente seguro de que el concepto de viajar lo estamos adulterando cuanto más acomodada vive una sociedad.

Viajar es conocer, regar de agua fresca tu mente y aumentar tu cultura. Viajar es respetar, comprender, empatizar. Viajar lo puedes hacer tanto a doce mil como a dos mil como a dos quilómetros de casa. Tu mejor transporte será siempre la abertura. Una mente abierta, una mente inquieta… no deja nunca de viajar.

Aprender a mirar

Cuando viajamos, porque nos hemos decidido a realizar una inversión en nuestras vacaciones, estamos dispuestos a sacrificar todo nuestro descanso por ver y hacer todos los lugares y actividades posibles de nuestro destino. Nos olvidamos de quizás lo más importante.

Registrar nuestras visiones

La cámara captura la imagen, nuestro cerebro le imprime sensaciones.

Nuestro cerebro guarda recuerdos en forma de sensaciones. Las imágenes son más volátiles. No somos capaz de registrar vivencias de forma visual durante mucho tiempo. Nuestra computadora neuronal pronto las elimina para optimizar espacio.

La cámara fotográfica es una herramienta estupenda para complementar esa espectacular capacidad cerebral del ser humano. La cámara registra el momento de forma fría, sin carga emocional. El archivo resultante es meramente documental. Cuando lo vemos, con el paso del tiempo, nuestro cerebro reactiva las emociones vividas durante su captura.

Observar

En Internet encontramos miles de imágenes para suplir nuestros fallos, pero nunca de nuestras vivencias más personales.

La fotografía de viaje y de paisaje, para mi, está muy relacionada. Es por ello que no podía hacer otra cosa que reunirlas en una misma galería.

Tanto en entornos naturales como rurales o urbanos, la idea al viajar es siempre registrar algo en fotografías, tanto con móviles como con cámaras más avanzadas.

El buen registro

Desde siempre he sido consciente de que para poder registrar un viaje, si no se entiende de fotografía, no es realmente necesario exponer. Existen muchas imágenes en Internet que podrían suplir perfectamente nuestras tomas fallidas.

No sucede lo mismo con los acontecimientos personales. Las gentes que conocemos, los alimentos que consumimos… ahí no siempre encontraremos imagen sustituta.

La empatía

Viajamos y conocemos lugares, paisajes, naturaleza. Hacemos sin darnos cuenta fotografía urbana y callejera también. Somos tan hipócritas que actuamos con las gentes de otros lugares de una forma que no permitiríamos en nuestras propias carnes.

Normalmente nos podemos llegar a escandalizar al ver a un/a fotógrafo/a callejero/a alzar su lente contra nosotros y en ocasiones lo tratamos de forma agresiva. ¿Por qué entonces usamos nuestras cámara contra otra cultura sin más? Y es que viajar y conocer paisajes también te ayuda a culturizarte.

El paisaje es Fotografía

A medida que el aficionado avanza, su ojo le pide fotografías distintas.

Aunque parezca sencilla, me atrevería quizás a decir que la paisajística es una de las disciplinas fotográficas más complejas. Requiere de amplios conocimientos técnicos y compositivos. La fotografía a una montaña o a un hito paisajístico reconocible quizás la puede hacer cualquiera, pero que sea distinta a las demás ya es otra cosa.

Está bien intentar conseguir la misma imagen que vemos a todo el mundo. Por supuesto, cualquier amante de la fotografía necesita tener cada lugar visitado fotografiado por él mismo. Pero a medida que el aficionado avanza, poco a poco el ojo le va pidiendo algo distinto. No digo mejor o peor, simplemente distinto.

De todas formas, las fotografías digamos que «comunes» nos sirve para que cualquier viajero pueda planificarse al detalle. A los aficionados a la fotografía nos permiten estudiar encuadres. Lo que hagamos más allá, ya es cosa nuestra.

¡Gracias por tu atención!